image

Implantes

El funcionamiento normal de los dientes estimula al hueso que le rodea manteniendo su estructura.

La pérdida de piezas dentales anula su función, además de provocar una atrofia de los tejidos vecinos.

El implante es una pieza artificial injertada mediante un tornillo, en el hueso. El propósito principal del implante es la reposición de los dientes perdidos.

La sustitución de dientes y muelas con implantes osteointegrados permite recuperar todas sus funciones, estimular el hueso que lo soporta y ofrecer seguridad, estética y buena calidad de vida, devolviendo una sensación natural a su boca.

La implantología Tiz-Tuz proporciona un gran avance a aquellos pacientes que tienen una pérdida prematura de dentición.

La cirugía guiada por ordenador permite minimizar la intervención y la recuperación.